Educar a través de las emociones

Hoy compartimos un post de  Miguel Ángel Pérez Omil, Estudiante de Educación Infantil y autor del blog  " Caminando hacia una nueva educación". 

La educación que se está impartiendo desde las primeras etapas de vida de los niños y niñas, debería tener en cuenta, en mi opinión, otras perspectivas.

 

Se podría hacer mayor hincapié en contenidos que, en muchos momentos, pasan inadvertidos pero que en realidad tienen una gran relevancia para que las criaturas puedan alcanzar un desarrollo pleno e integral y que además, se sientan protagonistas de su proceso de aprendizaje.

Educación emocional. Nueva perspectiva.

Se le da mucha importancia a la lectoescritura en esta etapa. Parece una carrera de fondo en la cual todos los niños tienen que llegar a la meta, sin importar en qué condiciones lo hagan.

Uno de los contenidos que se debería trabajar con mayor dedicación y por tanto, una de esas nuevas perspectivas que se podrían tener en consideración, (en mi opinión), es la del lenguaje emocional, que es clave para que los niños y las niñas puedan canalizar sus sentimientos en todo momento.

Desde el vientre materno, los niños inician esa andadura por las emociones y cuando nacen, y a lo largo de la infancia, expresan sus emociones a través de gestos y de diversas conductas que van demostrando al mundo que les rodea.

 

Una sonrisa, demuestra una emoción, al igual que una carcajada y un llanto. Pero también existen determinados comportamientos en ellos que demuestran emociones y que exteriorizan a través de diversas conductas. Así, por ejemplo, un niño puede vomitar, no por el simple hecho de estar lleno. Puede adquirir esa conducta como respuesta a alguna circunstancia que le produce un estado de nerviosismo o incluso miedo.

 

En líneas generales, en las familias y también en la escuela, se dan casos en los que los adultos se centran más en la conducta que está llevando a cabo el niño que en cómo puede estar este internamente o que emoción es la que siente el niño por dentro para exteriorizar esa conducta.


Algunas emociones se intentan reprimir...

Entrando más concretamente en las emociones en sí mismas, vemos como no es que se trabajen poco, es que además no se trabajan todas de la misma manera y es que hay ciertas emociones que se intentan reprimir.

Pondré el ejemplo de la tristeza. Esta es una emoción que genera bastante rechazo por parte de la sociedad.

Es común que cuando un niño se cae, se hace daño y por tanto se pone a llorar se le diga "no llores, que ya eres mayor". Esta frase, (entre otras), es muy común en estas situaciones.

 

Podemos contemplar cómo se intenta que los niños no expresen esa emoción de tristeza porque se liga a algo negativo o a algo que no se debe hacer, y es una equivocación.

Personalmente, he de decir, que hay momentos en la vida en los que he necesitado llorar e igual no he necesitado una causa aparente para hacerlo, pero simplemente algo en mi interior me impulsaba a que lo hiciese, probablemente por el cúmulo de nervios o en consecuencia de determinadas situaciones.

Al igual que nos pasa a los adultos también les pasa a los niños. En ellos además se intensifica mucho más. Tienen que llorar también.

 En lo referente a este sentimiento, además, en la sociedad se ve mal que un varón lo exprese:"_ Los hombres no lloran". Es una frase muy común que he escuchado  en infinidad de ocasiones y verdaderamente nunca me he dado cuenta del poco beneficio que puede causar, hasta ahora.

La ira o el enfado es otra emoción que está mal vista en la sociedad. "_ No es bueno enfadarse", frase que os sonará mucho también. ¿Por qué es malo enfadarse? -me pregunto.

En muchísimos momentos los niños y las niñas se enfadan por cosas que aparentemente para los adultos no tienen la misma magnitud que para ellos. En los infantes, se magnifica, pero necesitan enfadarse para expresar sus sentimientos y para sincerarse con ellos mismos. 

 

En este terreno también entra en juego la emoción del miedo. Se intenta «extirpar» ese sentimiento de los niños y niñas pero no nos damos cuenta de que es una emoción que nos acompaña a todos y a todas desde que nacemos y hasta que nos muramos. Por tanto, es necesario hablar acerca de esta emoción y realizar un trabajo alrededor de ella.

Estos son ejemplos de emociones que yo he visto que necesitan mayor grado de atención y aceptación desde la infancia. Pero evidentemente existen muchas otras tan fundamentales como estas y cuyo trabajo en el aula y en casa, es clave para que la educación cambie de rumbo.

 


¿Cómo podemos trabajar la educación emocional?

  

   Existen muchísimos recursos a disposición de todos y todas para trabajar las emociones con niños y niñas y el cuento es un instrumento muy poderoso. Ejemplos de esto son el «emocionario» del que se está hablando últimamente y «el monstruo de colores» que tratan de una manera estupenda este contenido.

 

Además de los cuentos también se pueden utilizar otros métodos como las canciones o las visualizaciones de fragmentos de películas como Inside Out (Del revés), que trata específicamente este contenido. 

 

 Se puede incluso "fabricar" el material para trabajar las emociones. Partiendo por ejemplo de unas cartulinas de colores plastificadas, en el cual cada color representa una emoción y a través de la asamblea trabajarlas diariamente.

Los recursos están ahí, solo falta ponerle las ganas para llevarlo a cabo.

 

Autor

Miguel Ángel Pérez Omil

Estudiante de Educación Infantil

Blog " Caminando hacia una nueva educación"


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

EDUCA es una plataforma que promueve la mejora de la educación. Confía en los principios de esfuerzo, disciplina, constancia, cooperación, empatía, altruismo, solidaridad, creatividad y dinamismo, para favorecer las buenas prácticas docentes y educativas. A través de su página Oficial de Facebook comparte y difunde artículos y noticias vinculadas a la educación en general. Nace con el objetivo de concienciar a la población hacia una mejora de la calidad educativa tanto en el seno escolar, de centros públicos y privados y de todas las etapas educativas, como en el ámbito social y el familiar.

www.mundoeduca.org                                                        Contacto: info@mundoeduca.org