¿Estamos aprobados?

 Mº Francisca Úbeda Sánchez-Crespo, Educadora Infantil,  nos invita a reflexionar  sobre el concepto de evaluación en educación.

Son muchos los posicionamientos que nos encontramos cuando hablamos de evaluación en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Términos y expresiones como “aprobado”, “suspenso”, “es más listo que…” son comunes en aulas, pasillos y en la misma calle, entre alumnos, profesores y padres.


¿Qué entendemos por INTELIGENTE?

La mayoría de nosotros diríamos que inteligente es esa persona que tiene acumulados muchos conceptos.

 

Ante esto, cualquier persona que trabaje con constancia y posea una buena memoria, podría ser la más inteligente.

 

La visión de Howard Gardner propone desde su Teoría de las Inteligencias Múltiples una nueva concepción de la inteligencia, la cual no estaría únicamente enfocada a los resultados académicos, si no que contradice dicho paradigma y subdivide a la misma en 8 inteligencias.

 

Entre ellas encontramos la Inteligencia Intrapersonal, Interpersonal, Musical, Matemática, Naturalista, Visual-espacial, Lingüística-verbal y Cinestésica.

Por tanto, es necesario que todas estas inteligencias se trabajen y desarrollen de manera concreta, pero a la vez se intente conseguir la armonía de todas ellas en cada uno de nuestros alumnos y de nosotros mismos.

En cada persona destaca alguna o varias de estas inteligencias, bien porque poseemos mayor destreza en ella o bien porque el resto no se ha trabajado lo necesario o de forma correcta.


¿Cuál es el papel del educador en este nuevo paradigma?

 Gracias a herramientas como la observación, en general, y a un análisis del perfil de II.MM, en particular, hemos de detectar en qué tipo de inteligencia destaca cada uno de nuestros alumnos.

 

Haremos hincapié en las inteligencias que obtengan menor puntuación entre nuestros alumnos, puesto que éstas serán las más necesarias de trabajar de manera pormenorizada.

Plantearemos actividades que se encuentren en consonancia con nuestra metodología de trabajo de aula e integrándolas en nuestras rutinas.


Evaluación tradicional vs Evaluación formativa

 Si estamos buscando un cambio en la concepción de la inteligencia, y por ende, en lo que hemos de evaluar, debemos de buscar una forma ajustada de hacerlo.

En los últimos años se están implantando métodos de enseñanza dinámica: aprendizaje basado en proyectos, en la resolución de problemas, TIC’s, pero por defecto, la evaluación queda algo estancada, inmóvil, como bien ya citó Cooper, H., en el año 2000.

 

Y así sigue siendo el proceso de evaluación, con escalas del 1 al 10, porcentajes según las destrezas que se evalúen y medias ponderadas.

Cambiamos el paradigma de la inteligencia, pero no qué evaluar y cómo.

 

Es necesario que la evaluación esté acorde con el concepto de educación que hemos adoptado, por tanto, si estamos ante un pensamiento divergente, flexible, así ha de ser nuestra evaluación, ajustada a nuestros alumnos, y a lo que en cada momento vamos a trabajar, sobre todo, que nos permita ese feedback tan valioso que nos servirá de herramienta de constatación de cambios.


¿Qué conseguimos?

-   Aprender para aprobar. Esta es la idea con la que se podría resumir el por qué estudiar, ante una visión de la evaluación en la educación tradicional.

 

El temor, la inseguridad, y llegando hasta límites, la ansiedad, que genera el hecho de ser evaluados con una escala cuantitativa, ha llevado a una necesidad de estudiar por el simple hecho de superar ese número tan conocido en evaluación como es el 5.

 

Estudios realizados por Dochy F. muestran cómo repercute positivamente en la actitud de los alumnos ante el aprendizaje la percepción de los mismos sobre cómo sus profesores realizan y perciben este proceso de evaluación.

 

Escalas cualitativas vs cuantitativas, es decir, prioricemos el cómo mejora ese aprendizaje, en qué falla, en qué hay que incidir o repetir, y sobre todo, cómo está repercutiendo en nuestros alumnos dicho aprendizaje, porque ellos son el eje vertebrador de la educación, son el principio y fin de todo el proceso.

 

 

Autora

Mº Francisca Úbeda Sánchez-Crespo

Educadora Infantil


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

EDUCA es una plataforma que promueve la mejora de la educación. Confía en los principios de esfuerzo, disciplina, constancia, cooperación, empatía, altruismo, solidaridad, creatividad y dinamismo, para favorecer las buenas prácticas docentes y educativas. A través de su página Oficial de Facebook comparte y difunde artículos y noticias vinculadas a la educación en general. Nace con el objetivo de concienciar a la población hacia una mejora de la calidad educativa tanto en el seno escolar, de centros públicos y privados y de todas las etapas educativas, como en el ámbito social y el familiar.

www.mundoeduca.org                                                        Contacto: info@mundoeduca.org