· 

Carlos Caurín Alonso, nominado a los Premios EDUCA ABANCA. Mejor Docente de España 2019

Carlos Caurín Alonso, ha sido nominado a los Premios EDUCA ABANCA  Mejor Docente de España 2019  en la categoría de Educación Universitaria. Es Doctor en Ciencias Biológicas y cuenta con 28 años de experiencia como docente. Es experto en mediación en contextos educativos, taller de autoconocimiento, didáctica de las ciencias, medio ambiente, biodiversidad y salud, ámbito científico y biología

Hemos hablado con él y esto es lo que nos ha contado.

 


¿Qué te parece que estos premios den voz a los alumnos para elegir al mejor docente?

El alumnado, al igual que la sociedad son los receptores principales de la labor docente y  por tanto, deben ser ellos los que deben tener mayor peso para elegir al profesor o profesora que más aporte a su educación en todas las dimensiones, tanto personal como académica y social. Por tanto me parece valiente dar voz al alumnado para que opine sobre sus educadores, al igual que un paciente podría opinar de su médico e incluso poder elegirlo. Las críticas, aunque a veces duelen, si son constructivas nos hacen mejorar la labor docente y yo soy partidario de ir mejorando día a día, curso a curso

¿Qué es para ti ser un buen profesor?

Yo siempre digo a mi profesorado en formación que su  profesión es la más importante del mudo y que dura veinticuatro horas al día. Hasta las personas más geniales han tenido maestros o maestras. Recordando las palabras de Alexandra Trenfor, un buen profesor es aquel que te enseña dónde mirar pero no te dice siempre qué mirar. Enseño a futuros docentes y a docentes en activo cómo se debe dar una clase desde la Educación Emocional, pero sobre todo cómo un profesor debe dar una clase desde una actitud de interés por sus estudiantes; por lo que piensan, por lo que sienten...

 

 

Describo al profesorado que ya ejerce cómo se puede resolver un conflicto, que se pueden emplear los mismos ladrillos para hacer u o pared infranqueable o para tender un puente fácil de cruzar y la importancia que este hecho tiene. No me gusta escuchar a algunas personas educadoras decir que su obligación sólo es enseñar; es como si un médico sólo recetara pastillas y tecleara en su ordenador o un músico tocara sin ningún tipo de sentimiento; el alma de un profesor está en su alumnado. Es aquel que intenta conocer a sus estudiantes, e interpretando al neurólogo Francisco Mora, se preocupa también de forma profesional de saber cómo funcionan los receptores de los mismos, de cómo funciona básicamente su cerebro, pues sino sería como intentar diseñar un guante sin haber visto nunca una mano. Rita Pearson, una de mis maestras favoritas, decía que los  niños no aprenden de los maestros a los que no quieren; un docente se ha formado para cambiar las cosas, para ser especial, es decir,  para educar. La educación es un arma poderosa y las personas que la ostentan deben ser prudentes y mediadoras.

¿Cómo sería tu clase ideal?

No podemos ni debemos elegir pues somos personas con vocación de servicio. Cualquier clase es mi clase ideal, cualquier clase es un nuevo reto, una ilusión. Los primeros  días, cuando voy a conocer a mi alumnado, mi núcleo accumbens cerebral se activa y suben mis niveles de dopamina natural. Me pregunto qué habré de cambiar, inventar o investigar para estimular y hacerles sentir pasión por la enseñanza. He estado con grupos muy difíciles en otras etapas, en secundaria y he aprendido del alumnado con problemas, del alumnado disruptivo, del alumnado desmotivado, del motivado y del alumnado que está dentro de la “normalidad” creada, que siempre se puede cambiar y que no hay que dejar de intentarlo nunca. Una clase debe tener actitud crítica y preguntar mucho, debe sentirse cómoda con sus docentes, pero sin perder la perspectiva del educando o del discente. Un grupo debe tener un corazón sistémico y comprender desde un sentido holístico que cada persona que la integra es muy importante, pero que la clase es mucho más que la suma de su alumnado. 

Si te decimos estas palabras, qué se te viene a la cabeza:

Cuaderno, Centro Educativo, Política

 

La palabra cuaderno me lleva al papel, al complemento de la memoria, a aquello que nos decían de que vale más unos malos apuntes que una buena memoria. También me trae a la modernidad, los cuadernos digitales, los apuntes a través de las nuevas tecnologías que nos permiten añadir, borrar cambiar y crear.

 

Un centro educativo me trae la alegría de las aulas, el sonido de las voces, la emoción de los resultados o de los procedimientos y el lugar que se guarda para siempre en los recuerdos. Me viene a la cabeza la frase que construimos con mi alumnado mediador y que se ha convertido en el lema de nuestro equipo: “un optimista ve la botella medio llena; un pesimista la ve medio vacía y un mediador ha de saber quién se ha bebido el agua para poder ayudarle y crearle ilusión”

 

 

La política, para mi sobre todo la política educativa que debe ser la más importante de las políticas debe ser un cambio de paradigma, un cambio desde “La letra con sangre entra” a “me gusta ir a la escuela”. ¿Qué hará el alumnado que no disfruta con lo que aprende?: dejar de estudiar. ¿Qué hará el alumnado que disfruta en clase?: seguir adelante, sentir curiosidad y apasionarse. Debemos crear la predisposición de que intenten conseguir que les guste lo que hacen más que a hacer lo que le guste (lo cual también es importante), pero así tenemos el doble de oportunidades. Una política educativa debe basarse en la Educación Emocional desde la etapa de infantil hasta la Educción superior, y la inteligencia emocional ha de ser la más importante de las inteligencias y debe ser la más impulsada en cualquier ley educativa, sin denostar los demás saberes que se verán también beneficiados. Ante esta propuesta el Sistema Educativo debe colaborar en la construcción de una sociedad integrada por personas conscientes,  críticas,  responsables,  creativas,  solidarias,  tolerantes, conectando de un modo natural los problemas "reales de la vida cotidiana con los académicos del aula", aglutinando diversas disciplinas. Las personas que son buenas en política han tenido excelentes docentes, pues como decía Freyre: “la educación no cambia el mundo; cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

EDUCA es una plataforma formada por profesores de diferentes etapas educativas que promueve la mejora de la educación. Confía en los principios de esfuerzo, disciplina, constancia, cooperación, empatía, altruismo, solidaridad, creatividad y dinamismo, para favorecer las buenas prácticas docentes y educativas. A través de su página Oficial de Facebook comparte y difunde artículos y noticias vinculadas a la educación en general. Nace con el objetivo de concienciar a la población hacia una mejora de la calidad educativa tanto en el seno escolar, de centros públicos y privados y de todas las etapas educativas, como en el ámbito social y el familiar.

www.mundoeduca.org                                                        Contacto: info@mundoeduca.org