“¿NUESTROS ESTUDIANTES APRUEBAN O APRENDEN?”

A lo largo de mi vida, he escuchado primero a mis abuelos decir…- ¡Es que la juventud de ahora no sabe nada…! Luego lo empezaron a decir mis padres y ahora ya lo dicen mis amigos… 

Es muy común escuchar a chicos de secundaria y bachillerato que hablen de sus estudios de forma despectiva o con desdén. Hemos normalizado que solo vayan contentos a clase por estar con los amigos y compañeros, no por sentirse motivados hacia el aprendizaje.

 

Damos por hecho que los adolescentes tienen que quejarse de su instrucción y de sus profesores. La diferencia generacional nos hace dar por sentado cosas y actitudes que no lo son, a lo mejor deberíamos dar importancia a esas quejas y escuchar qué está sucediendo en las aulas para que la gran mayoría de nuestros jóvenes se lamenten. Deberíamos hacer un informe Pisa, pero de boca de nuestros estudiantes.

 

Ellos son, no solo una parte importante del sistema educativo, sino la parte clave. Son nuestro futuro, nuestros médicos, ingenieros, cuidadores y reponedores en el súper. ¿Alguien hizo alguna vez un estudio de lo que piensan, sobre qué les gustaría mejorar en su sistema educativo? 

 

A lo largo de mi vida, he escuchado primero a mis abuelos decir…- ¡Es que la juventud de ahora no sabe nada…! Luego lo empezaron a decir mis padres y ahora ya lo dicen mis amigos… ¿Se trata entonces, de que cada nueva generación es peor que la anterior o es que nos hacemos mayores?

Me niego a pensar que los médicos de ahora son peores que los de la generación de mi abuelo y que los del futuro serán un desastre absoluto… pero, si así fuese… ¿es culpa de ellos? Yo creo que NO, creo que nunca entonamos el mea culpa, y que si realmente algo estamos haciendo mal con estas generaciones la culpa es solo nuestra: padres, docentes, sistema, recapacitemos y escuchemos más.


 

A pesar de existir estudios de pedagogos con metodologías innovadoras y neurólogos de renombre desde antes del S. XV, en nuestro sistema educativo seguimos enseñando y aprendiendo como al principio de los tiempos. Seguimos basando el aprendizaje en la memorización de contenidos. Por lo tanto, seguimos creyendo que el alumno que más capacidad memorística tenga es el que triunfará en los estudios, por el contrario, el resto de alumnos con habilidades en otras áreas fracasará estrepitosamente porque sus notas no le dejarán llegar hasta donde él y sus habilidades innatas y cognitivas, le deberían llevar. No es así en la vida real, puesto que un expediente de sobresaliente, nada tiene que ver con el éxito profesional y el alumno con bajos resultados podrá ser muy exitoso pues la vida es mucho más que saber de memoria la Revolución Francesa con día, mes y año. No es que no haya que estudiar y memorizar, la clave está en encontrar el equilibrio,

¿Realmente un examen mide la cantidad de contenido que ha aprendido el alumno? ¿Cuántos más suspensos hay, mejor nivel existe en esa materia? Y, sobre todo, ¿Ha sido preparado el docente para enseñar las estrategias para que los alumnos aprendan? ¿Conoce cómo aprenden los alumnos, el funcionamiento del cerebro en contacto con la materia expuesta? ¿Conoce el profesor las etapas psicoevolutivas de los alumnos al preparar sus clases y cómo debe interactuar con ellos? ¿Ha sido crítico con el libro que se les pide a los alumnos, son los contenidos adecuados para ese grupo de alumnos?

 


Motivación

 

 Se aprende con más facilidad aquello que nos interesa, que nos motiva, que nos emociona. Se aprende también con más facilidad cuantos más órganos de los sentidos utilicemos.

 

Cuando el aprendizaje implica movimiento. Cuando somos protagonistas de nuestro aprendizaje. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de: - Yo nunca saqué mejores notas que en la carrera, que estudiaba lo que me gustaba. O un padre que dice: - Si lo que le interesa lo aprende enseguida, pero en el colegio es un vago…

 

Si lo que se estudia es sin sentido, fuera de contexto, con la única finalidad de aprobar, no lo interiorizará y por ende no la pasará a la memoria a largo plazo que es la importante en el aprendizaje.

 

 

“Desde la perspectiva neurobiológica, nuestro sistema educativo, basado en “intoxicar” de información durante horas sin reflexionar sobre ella, es garantía biológica de fracaso. (Dierssen 2018:16) El cerebro acaba olvidando lo que no utiliza, y este, es un hecho que se olvida en la docencia muy a menudo. Entonces, ¿nuestros alumnos aprenden o aprueban?


Autora

Cristina Eugenia Nóvoa Presas.

Graduada en Educación Infanti.l

Especialista en Lenguas Extranjeras, Inglés y Francés. Autora de cuentos infantiles.

Metodología innovadora idiomas: LAL Learning Alive Language Tics. Ganador de un áccesit en Premios Nacionales Atresmedia 2019. Aprendizaje-servicio en CRA finalista CyL  premios Acción Magistral 2019. Finalista Mejor Docente España Educa 2019

Finalista Mejor Docente España Educa 2019

CRA Ribera de Cañedo. Salamanca.


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

EDUCA es una plataforma formada por profesores de diferentes etapas educativas que promueve la mejora de la educación. Confía en los principios de esfuerzo, disciplina, constancia, cooperación, empatía, altruismo, solidaridad, creatividad y dinamismo, para favorecer las buenas prácticas docentes y educativas. Trabaja principalmente en tres grandes proyectos: la organización del Congreso Mundial de Educación que congrega a cerca de 1000 personas cada año, la organización de los únicos Premios en España que reconocen la labor docente desde las nominaciones del alumnado, los Premios EDUCA Mejor Docente de España conocidos popularmente como los "Goya" de la educación y la publicación de libros vinculados a la educación. Nace con el objetivo de concienciar a la población hacia una mejora de la calidad educativa tanto en el seno escolar, de centros públicos y privados y de todas las etapas educativas, como en el ámbito social y el familiar.

www.mundoeduca.org                                                        Contacto: info@mundoeduca.org