Francesc Vicent Nogales, finalista a los Premios EDUCA ABANCA. Mejor Docente de España 2018

Francesc Vicent Nogales Sancho, es un profesor de 10. Ha entrado en el TOP 10 de los finalistas a los Premios EDUCA ABANCA. Mejor Docente de España 2018, en la categoría de Educación Primaria. Desempeña su labor docente en el Colegio San Enrique ubicado en Quart de Poblet (Valencia). Te invitamos a conocerlo un poco más en este post! 

 


¿Qué supone para ti estar entre los 10 finalistas?

Estar nominado ya fue toda una sorpresa, y ahora ser finalista sigue pareciéndome increíble. Entre los 113 nominados hay grandísimos profesores y maestros, muchos de ellos los conocía por cursos, seguirlos en redes sociales, y en definitiva son profesionales de referencia. Que el Comité de Baremación, tras aplicar los criterios de puntuación establecidos, me considere uno de

los 10 mejores docentes de España es precioso y reconoce el trabajo realizado. Pero aunque sea mi nombre el que aparece, el mérito es también de las familias, de los alumnos, de los compañeros del Colegio San Enrique, y de la Familia Carmelita, juntos somos los que hacemos posible cosas así.

 

Considero que los Premios Educa ABANCA, los "Goya de la Educación", son tremendamente necesarios por el reconocimiento que dan a la labor que miles de docentes y maestros desempeñan a diario. Es un premio a los maestros que intentamos no conformarnos con lo que dice el libro de texto, ni con lo que una ley establece como aprendizajes mínimos. Buscamos una educación que va más allá de aprender contenidos, una educación que sea capaz de viajar en el tiempo para ser útil tanto en el presente como en el futuro de nuestro alumnado. Somos muchos los profes que día a día buscamos esa educación completa de la persona, somos 10 finalistas, pero representamos a toda una corriente educativa. 

¿Cuál crees que es el motivo por el cual te han nominado los alumnos/familias?

En el curso 2017-2018 nos embarcamos en varios proyectos maravillosos, en los que padres, alumnos y profes hicimos y vivimos experiencias únicas. Uno de esos proyectos, el más extenso, fue “10 meses 10 aprendizajes” y permitió a los alumnos y sus familias elegir cada mes un mini proyecto.  Algunos pudieron hablar con autores famosos, recibir cartas del Rey Felipe Vi, cambiar cosas del municipio colaborando con el ayuntamiento, debatir y realizar investigaciones conjuntas padre/madre/hijo con la ayuda del profesor.

 

Soy un firme defensor de derribar los muros del aula, abrir los espacios y dejar que los padres puedan entrar en la clase, colaborar, ver y disfrutar de lo que sucede ahí. Las nuevas tecnologías favorecen la comunicación familia docente y es algo que debemos cuidar mucho. También debemos crear talleres en los que las familias y sus hijos participen en el aula, como el de resolución de problemas, en el que todos los jueves los padres vienen libremente a clase y aprenden juntos a enfrentarse a problemas matemáticos, juegos de lógica, etc. Supongo que esas iniciativas en las que las familias son partícipes del día a día de sus hijos son las que les llevaron a creer que merecía esa nominación. 

¿Qué le pedirías al gobierno en relación a una posible mejora del sistema educativo?

Ojalá el gobierno fuese una lámpara mágica a la que pedir tres deseos. Por suerte las leyes nos permiten tener cierta flexibilidad en el aula. No nos obliga a utilizar unos libros de texto, ni obliga a utilizar una metodología u otra, ni tampoco determina las herramientas de evaluación. Si los maestros somos inteligentes y no nos ahogamos elaborando papeleos que nos aflixien y nos dedicamos a lo que realmente importa que es la labor del aula, la situación no es tan mala. Siempre he creído que el cambio educativo debe partir del docente, y no tanto del poder legislativo, el cual debe apoyar esa labor de aula.

 

Algunos compañeros piden aumento de sueldos, y es cierto que los sueldos no son lo que debieran ser, pero por cobrar más ninguno de nosotros va a ser mejor docente, eso lo logramos centrándonos en el alumno. Otros piden dar más reputación, reconocimiento, o similares a los profesores. Eso es como quien desea amor y lo pide por ley, el reconocimiento real lo ganamos en clase, igual que el respeto, y lo ganamos en nuestra forma de tratar a cada familia, con sus singularidades, y a cada alumno. Pero ojo, hay otras cosas que debemos pedir a los políticos y gobernantes que desde hace tiempo hablan de un pacto educativo que sigue sin llegar.

 

¿Qué pediría? Un pacto educativo no entre partidos políticos, sino también entre Ministerios. Pediría que el estatuto de los trabajadores establezca que si una pareja tiene hijos, uno de los dos pueda acabar su trabajo antes de las 17h y el estado bonifique a esa empresa para que pueda contratar a otra persona que cubra esa horas que no trabaja el padre/madre. Y no debe confundirse con temas de machismo (que trabaje el hombre), los hijos necesitan de sus padres/madres, y la sociedad no debería ver normal que un niño esté con sus abuelos hasta que sus padres lo recogen a las 20h. Durante la etapa de Primaria los niños y los padres deben tener tiempo a diario para jugar con sus hijos, para hacer experimentos en casa, para leer en familia, para saborear la vida.

 

Otra propuesta para ese pacto educativo de ministerios es hacer viable que el estatuto de los trabajadores permita, una vez al mes, que un trabajador pueda ausentarse del trabajo una mañana para ir a la clase de su hijo y hacer actividades educativas, sin perder sueldo, así las familias pueden disfrutar como disfrutan sus hijos en el aula, comprender nuevas formas de trabajar con los niños e implicarse activamente en la educación. Ambas medidas a su vez generarían empleo. Suenan imposibles pero en otros países se están promoviendo acciones similares.

 

También le pediría al gobierno, esto sólo al Ministerio de Educación, que flexibilice los horarios escolares definidos por asignaturas, es ilógico promover la interdisciplinariedad y sujetarnos a unos horarios por asignaturas. Someternos a 4 o 5 horas de tal asignatura semanalmente no tiene lógica si las competencias se trabajan de forma transversal, y trabajamos mediante ABP interdisciplinares.

 

Finalmente le pediría al gobierno que en ese pacto educativo de todas las administraciones se implicase al ministerio responsable de Tve y en general de todos los medios de comunicación. Debería ser obligatorio que en los telediarios, informativos, medios de prensa… se hablase de educación, igual que se habla de deporte. Crear una sección sobre educación, en la que se promuevan las grandes acciones que se desarrollan en las aulas de España y que la mayoría de las veces no son conocidas por los ciudadanos. Se necesita y se debe hablar de educación, y es una manera de sacar a la luz los éxitos de las aulas.

 

 

Creo que hay muchos deseos por pedir, pero ahora mismo pediría esos tres al gran genio de la lámpara gubernamental: permitir legislativamente que las familias estén con sus hijos y en el aula, cambiar la estructura de horarios escolares, y llevar la educación a la actualidad.

¡No te quedes sin la botella termo de los profes geniales!

Edición Limitada y Diseño Exclusivo


Cómo sería tu centro educativo ideal?

Mi centro ideal es el Colegio San Enrique, un colegio de verdad. El colegio ideal es aquel que tiene alumnos de todo tipo, familias diversas, y en el que no todos pensamos ni hacemos lo mismo. La diversidad genera riqueza de conocimiento, y es bueno que en los claustros tengamos profes más innovadores y profes que conocen bien la tradición, porque una cosa no se riñe con la otra y deben complementarse.

 

Me encantan aquellos colegios que dejan entrar a las familias hasta la cocina, me encantan esos profesores que desnudan su alma enseñando, y no temen decirle al niño “no lo sé” o pedirle perdón. Me encantan esos coles en los que no todos los profes deben hacer lo mismo, y tienen libertad para salirse del canon establecido, porque si hacemos todos lo mismo el alumno no aprende cosas nuevas. Y me encantan los colegios que mediante cosas sencillas hacen que lo complejo se haga visible a los ojos de los niños.

 

Por eso me encanta mi colegio, porque reúne todas esas condiciones, y me permite ser el maestro que quiero ser.

 

Señala 5 palabras que definan tus clases

Sencillez, Apertura, Voluntariedad, Improvisación e Creatividad.


Me gustaría acabar dando las gracias, gracias en primer lugar a mi mujer y mis hijos, porque comprenden las horas dedicadas a mi vocación y son fuente de creatividad.

Gracias a mi profesora Doña Dolores, del colegio Ciudad de Nara de Toledo, y a Don Miguel, del Colegio parroquial D. Josep Lluch de Alboraya, ellos fueron grandes capitanes en mi infancia. Y finalmente a los docentes del Colegio de educación especial Torre Pinos, de Torrente, mediante su labor descubrí qué quería ser de verdad: ser MAESTRO.

 

Hoy el reconocimiento de estar entre los 10 finalistas no es mío, sino de todos los que forman parte de mi vida: familia, amigos, alumnos y sus familiares, compañeros del Colegio San Enrique, y Familia Carmelita. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

EDUCA es una plataforma formada por profesores de diferentes etapas educativas que promueve la mejora de la educación. Confía en los principios de esfuerzo, disciplina, constancia, cooperación, empatía, altruismo, solidaridad, creatividad y dinamismo, para favorecer las buenas prácticas docentes y educativas. A través de su página Oficial de Facebook comparte y difunde artículos y noticias vinculadas a la educación en general. Nace con el objetivo de concienciar a la población hacia una mejora de la calidad educativa tanto en el seno escolar, de centros públicos y privados y de todas las etapas educativas, como en el ámbito social y el familiar.

www.mundoeduca.org                                                        Contacto: info@mundoeduca.org